martes, 17 de agosto de 2010

AL VOLANTE SOY OTRO



"Al volante soy otro".

Esta es una frase que todos hemos escuchado repetidas veces, o incluso hemos llegado a pronunciar en algún momento.

La tensión que soportamos en la conducción, los múltiples factores que la afectan y no dependen de nosotros, la infinidad de riesgos y problemas que aparecen en el momento menos pensado, y la ansiedad que provoca el estar subeditado a todo ello, en ocasiones, puede ocasionar esta "transformación" agresiva de nuestro comportamiento.

Gritos, pitidos, impaciencia, aumento de la frecuencia cardiaca, dolor de estómago, impotencia, sensación de inseguridad, etc. Este es el cocktail mágico que acompaña a la doble cara que en algún momento la mayoría de conductores muestran especialmente en retenciones y carabanas, como si del propio Dr Jekyll y Mr Hyde se tratara.

El carácter y la personalidad de cada uno influencian en la conducción, peró aún más lo hace el autocontrol, uno de los pilares básicos de la inteligencia emocional, clave para sobrellevar momentos de tensión, solucionar conflictos, pensar antes de actuar y ser responsable en la carretera. El autocontrol nos permite ser más racionales al volante, evitar desbordarnos emocionalmente y con ello evitar perder justamente el control del vehículo; la cólera y la agresividad, por el contrario, provocan una pérdida de atención ante múltiples estímulos, aumentando el riesgo de sufrir un accidente.

Aún así, en nuestra vida cotidiana, múltiples factores provocan en nosotros ansiedad y en ocasiones deben salir a modo de rábia o enfado. El autocontrol permite que no salgan en el momento equivocado, pero nosotros somos los responsables de eliminar estas emociones con la actividad adecuada.

Esto trasladado a la conducción, nos hace pensar que una vez bajamos del coche, si hemos estado sometidos a mucha tensión, es importante saber desconectar y buscar aquello que nos permita relajar el cuerpo, ya sea dando un paseo, estirando el cuello y la espalda, echando unas canastas o tomando un buen baño al llegar a casa. Parece sencillo, pero en más de una ocasión olvidamos estos hábitos tan sencillos; no únicamente se trata de tener autocontrol, también se trata de pensar en nosotros mismos y proporcionar el cuidado que nos merecemos.


Tres claves para obtener autocontrol ante el volante:

- Sé responsable al volante, piensa antes de actuar.
- Recuerda: la cólera no soluciona el problema que la causa.
- Descarga la tensión que has soportado al final del día, cuanto más tranquilo y relajado puedas estar antes de volver a cojer el coche, de más autocontrol dispondrás.


Conductores del mundo, los gritos y los pitidos al volante no os ayudan, únicamente os hacen enfadar.



Etiquetas:

6 Comments:

At 2:51 a. m., Anonymous Elisa said...

Qué buen artículo.
En efecto... somos otros
Saludos cordiales
Elisa en Argentina

 
At 10:30 p. m., Blogger Edit said...

Los niveles de ira y descontrol pueden llevar al asesinato.
Hoy es noticia el homicidio cometido por un anciano a una mujer de 55 años, luego de discutir en la calle por el roce de sus vehìculos. Eso en Madrid.
Sabía de casos de accidentes que generaron golpes y puñetazos entre los conductores, pero llegar a meterle un tiro a alguien porque te rayò el auto, creo que es estar al lìmite de la locura.

 
At 8:12 p. m., Blogger El Divan Digital said...

@ Edit,

Desgraciadamente existen casos como el que comentas; ¿qué puede llevar a una persona a esos extremos?

Este sería un tema muy discutible y en el que tendríamos que valorar distintos factores, pero me atrevería a mencionar "brote psicótico" o algo por el estilo en el ejemplo del anciano.

Saludos

 
At 8:13 p. m., Blogger El Divan Digital said...

@ Elisa

Muchas Gracias Elisa, es un placer saber que nos digues desde Argentina.

Saludos del Diván.

 
At 5:13 p. m., Blogger Marti said...

Yo nunca me he puesto a un volante, pero creo que hay momentos de extrema tensión que son una auténtica prueba de nervios para un conductor, en los que estoy seguro no a de ser fácil mantenerse serenos, pero en los que ha de exigirse responsabilidad de autocontrol para evitar de esta forma posibles accidentes o situaciones extremas como las que se han comentado más arriba.

Enhorabuena por el blog.

Saludos desde Espacio Galáctico!!

 
At 7:10 p. m., Blogger El Divan Digital said...

@ Martí,

Gracias Martí. Para conducir hace falta algo más que el carnet de conducir, por desgracia, esto es algo que no se puede aprender en las autoescuelas.

Toda precaución es poca.


Saludos.

 

Publicar un comentario

<< Home