lunes, 9 de marzo de 2009

EN LA VIDA COMO EN EL PÓKER


Últimamente el póker está más de moda que nunca. Los torneos por internet han abierto una nueva modalidad de juego, y con ello, el interés por este famoso juego de cartas ha aumentado considerablemente. Eso sí, con una pequeña diferencia: en la red, nadie puede vernos.

Si algo caracteriza al póker, es justamente todos aquellos gestos y movimientos que aparecen de forma inconsciente y delatan a nuestros contrincantes. La comunicación no verbal puede desenmascarar jugadas engañosas o señalar miradas de euforia que posean una buena mano; Por ello, muchos jugadores llevan gorra y gafas de sol para ocultar su rostro y así evitar ser descubiertos.

Así pues, en la vida como en el póker, nuestro subconsciente y la forma que este adopta por medio de gesticulación, mirada y múltiples movimientos, envía cientos de mensajes que, no siempre, queremos que el resto de gente conozca.

Recientemente leí un artículo justamente sobre este tema en una famosa revista de juego y ocio. Me parece interesante conocer su contenido, así que veamos qué información “subliminal” nos delata:


LA INTERPRETACIÓN DE LA POSTURA

La postura es la clave no verbal más fácil de descubrir, y observarla puede resultar muy entretenido.
Albert Scheflen descubrió que, con sorprendente frecuencia, las personas imitan las actitudes corporales de los demás. Scheflen denomina a este fenómeno posturas congruentes. Cree que dos personas que comparten un mismo punto de vista, suelen compartir también una misma postura. De la misma manera que las posturas congruentes expresan acuerdo, las no congruentes pueden utilizarse para establecer distancias psicológicas.

Cada individuo tiene una forma característica de controlar su cuerpo cuando está sentado, de pie o caminando. Es algo tan personal como su firma, y frecuentemente parece ser una clave fidedigna de su carácter. El movimiento del cuerpo puede transmitir energía y dinamismo durante la interacción, si bien cuando este movimiento es incongruente con el contenido verbal o el contexto comunicacional, normalmente tiene el efecto de distraer la atención del interlocutor. En este sentido, un exceso de movimiento incongruente puede producir impresión de inquietud o nerviosismo, mientras que la escasez de movimiento incongruente puede transmitir una impresión de excesiva formalidad.

La postura de un jugador de póker puede decirnos mucho, sobre todo cuando notemos un cambio de postura fuera de lo normal de algún jugador, por ejemplo: si uno de nuestros rivales la mayor parte del tiempo está sentado de forma recta y de repente en una mano cuando tiene que tomar una decisión importante cambia de postura, seguramente ese cambio nos está diciendo que tiene o no una mano fuerte. Si logramos ver el desenlace de la jugada quizás la próxima vez que se encuentre en una situación similar inconscientemente tome o realice el mismo cambio de postura, por lo que en ese momento nosotros tendremos un elemento más para saber si nos está mintiendo o no.

EXPRESIÓN FACIAL

Los signos faciales juegan un papel clave en la comunicación.
Probablemente, el punto más importante de la comunicación facial lo encontraremos en los ojos, el focus más expresivo de la cara. El contacto ocular es una señal clave en nuestra comunicación con los demás. Así, la longitud de la mirada, es decir, la duración del contacto interrumpido entre los ojos, sugiere una unión de mensajes.
La mirada
La comunicación ocular es, quizás, la más sutil de las formas de expresión corporal. El estudio de la mirada contempla diferentes aspectos tales como la dilatación de las pupilas, el contacto ocular, el acto de parpadear y la forma de mirar.

- La dilatación de las pupilas indica interés y atractivo, se dilatan cuando se ve algo interesante
- El número de veces que se parpadea por minuto se relaciona con la tranquilidad y el nerviosismo. Si se parpadea mucho, es símbolo de nerviosismo e inquietud y cuanto menos se parpadee, más tranquilo estará uno.
- El contacto visual consiste en la mirada que una persona dirige a la mirada de la otra. Aquí debemos mencionar la frecuencia con la que miramos a la otra persona y el mantenimiento del contacto ocular.


TAPARSE LA BOCA

Taparse la boca es uno de los gestos que resulta tan obvio en los adultos como en los niños. La mano cubre la boca y el pulgar se oprime contra la mejilla cuando el cerebro ordena, de forma subconsciente, que se supriman las palabras engañosas que acaban de decirse. A veces, el gesto se hace tapando la boca con algunos dedos o con el puño, pero el significado es el mismo. Si la persona que está hablando usa este gesto, denota que está diciendo una mentira.
La velocidad de algunos gestos y el modo en que resultan obvios para los demás está relacionada con la edad de los individuos. Si una niña de cinco años dice una mentira a sus padres, se tapará inmediatamente la boca con una o las dos manos. El gesto indica a los padres que la niña mintió, y ese gesto continuará utilizándose toda la vida, variando solamente su velocidad.

Cuando el adolescente dice una mentira, también lleva la mano a la boca como la niña de cinco años, pero, en lugar de taparla bruscamente, sus dedos apenas rozan su boca.
El gesto de taparse la boca se vuelve más refinado en la edad adulta. Cuando el adulto dice una mentira, el cerebro ordena a la mano que tape la boca para bloquear la salida de las palabras falsas, como ocurría con la niña y el adolescente, pero en el último momento aparta la mano de la boca y el resultado es un gesto tocándose la nariz. Esto sirve de ejemplo para mostrar que cuando un individuo se hace mayor, muchos de sus gestos se vuelven más elaborados y menos obvios.


MANOS CON LOS DEDOS ENTRELAZADOS

Al principio puede parecer que este es un gesto de bienestar porque la gente que lo utiliza está sonriendo al mismo tiempo. En realidad, puede ser un gesto de frustación o actitud hostil, y la persona que lo hace está disimulando una actitud negativa. Se necesitará provocar alguna acción para desenlazar los dedos y exponer las palmas y la parte delantera del cuerpo, sino, permanecerá la actitud hostil.


MANOS EN TRIÁNGULO

La persona que se tiene confianza, que es superior, o la que usa mínima gesticulación, con frecuencia hace este gesto, y con él expresa su actitud de seguridad. También es un gesto común entre los contadores, abogados, gerentes y otros profesionales.


FROTARSE EL OJO

El gesto representa el intento del cerebro de bloquear la visión del engaño o de evitar tener que mirar a la cara de la persona a quien se le está mintiendo. Lo mismo sucede con rascarse la oreja. Es el intento del que escucha de “no oír lo malo”, de bloquear las palabras del que miente. Es la versión adulta del gesto de los niños de taparse los oídos con las dos manos para no oír una reprimenda.


Son muchos los gestos que podríamos nombrar y extrapolar al terreno del juego. La gran pregunta es: ¿es posible fingir? La respuesta general es NO, puesto que la falta de incongruencia se manifestaría tarde o temprano.
De todos modos, puede que este sea el secreto mejor guardado de los grandes jugadores…No permitir que nadie conozca la verdad.

Información extraída de Winpicks



Consulta privada Mª Teresa Mata, psicoterapeuta y fisioterapeuta.


VISITAS DE LUNES A VIERNES


CENTRE BALMES
Plaza Gala Placidia Nº 10-12, 5º 2ª 08006 - Barcelona
Contacto: 617834474

Etiquetas:

5 Comments:

At 9:59 p. m., Blogger Caballero de la Rosa Azul said...

Me ha encantado tu post... como aficionado al mus más que al poker y como buen negociador en mi trabajo todos estos consejos ya los sabía más o menos.. pero nunca viene mal recordarlos.. y sobre todo estar atento al lenguaje corporal que es el más sincero que hay; puesto que es el más difícil de controlar.

 
At 9:58 a. m., Blogger El Divan Digital said...

Bienvenido a nuestro DIván Caballero,

En mi opinión, es muy interesante conocer principalmente que, aún no quererlo, somos seres transparentes...el objetivo es que los demás no lo sepan o no lo puedan saber, siempre que nosotros no queramos.

Un saludo

 
At 12:12 p. m., Anonymous BB said...

Hola a tod@s:
Interesante post. Algunos de los gestos que describes, no los conocía, pero una vez descritos por tí, me hacen reflexionar y comprobar ciertos gestos de mis compañeros. Hoy creo que pasaré el día fijándome en los que me rodean. Pero es cierto, soy una persona que siempre mira a los ojos y mantiene la mirada cuando habla o me hablan, cosa, que pocas veces puedo hacer con mi interlocutor. No conozco a mucha gente que mantenga la mirada, pienso que por inseguridad, no sé. En cuanto a lo de la mano en la boca, siempre había pensado que era un gesto de verguenza más que de mentir....pero me agrada aprender. Claro que no debemos pensar que todo el que se tape la boca, toque la nariz, se frote un ojo o toque la oreja es pq me esté mintiendo, no???? jaja. Bueno, es una manera de quitar hierro al asunto.
En cuanto a gestos en el juego....lo siento, no soy aficionada a las cartas, así que por ahí, no tengo ni idea.
Besos. BB

 
At 12:17 p. m., Blogger El Divan Digital said...

@ BB

Jeje, por supuesto, no todos los que se tapan la boca mienten. Pero en el juego existen muchas posibildades de que así sea. Estas reacciones serían principalmente en momentos de tensión, en los que el subconsciente habla por si solo. De todos modos, esta información era extraída de una revista relacionada con el juego, pero de ahí mi interés por conocer cómo psicológicamente puedes "desenmascarar" un "farol".

Un Saludo

 
At 7:32 p. m., Blogger jimmy carranza said...

ta lokaxo tu blog... buenos consejos....(y) .....:)..saludos de Lima--Peruuu

 

Publicar un comentario

<< Home