martes, 27 de noviembre de 2007


Los cuentos del Diván


ATORMENTADO





Era una noche de tormenta, el telenoticias ya había pronosticado fuertes lluvias para el fin de semana, y la verdad es que esta vez había acertado de lleno.
Ese sábado tarde, Andrés decidió quedarse en casa terminando “la maqueta”, un ambicioso proyecto de final de carrera que había acompañado a este joven alicantino días que sabían cuando empezaban pero no cuando terminaban.



A media tarde, Andrés se percató de un pequeño despiste; el día anterior había comprado las tablas de madera que constituirían el tejado de su “eco-edificio”, pero había olvidado los tornillos que aguantarían la placa solar. Quedaba poco tiempo para la entrega, y Andrés decidió acercarse al centro en busca del material. Él vivía a las afueras, en una pequeña urbanización. No era recomendable coger el coche un día de lluvia, y menos estando obligado a conducir por esas carreteras tan estrechas, pero el futuro ingeniero no estaba dispuesto a esperar a lunes para continuar con su obra maestra. Así pues, cogió su mochila, salió de casa, cerró la puerta con llave, se puso la capucha, y corrió hacia el coche para no mojarse. Fue entonces cuando pasó algo extraño; al intentar abrir el maletero, una intensa descarga recorrió hasta el último rincón de su cuerpo. Duró tan sólo segundo y medio, pero la sensación que experimentó fue indescriptible. Andrés no entendía como había sentido ese hormigueo entre sus piernas, ojos, párpados y orejas; se quedó petrificado en medio de la fuerte lluvia y cuando reaccionó, entró rápido al coche antes de coger un buen resfriado. Tal y como había decidido, se dirigió al centro de la ciudad, y entre colas en los grandes almacenes y la caravana de vuelta, regresó muy tarde a casa. Estaba rendido, no podía más. Llevaba toda la semana durmiendo poco y decidió acostarse pronto. A media noche, Andrés se despertó alarmado. Había tenido una terrible pesadilla; en ella, su hermana Elena sufría un accidente. Las imágenes eran aterradoras, Andrés no pudo conciliar el sueño de nuevo, y pasó toda la noche dando vueltas a aquella angustiosa pesadilla.



A la mañana siguiente, llamó alarmado a su hermana. Le advirtió sobre lo que había soñado, le explicó con pelos y señales todos los detalles, y le pidió que tuviera mucho cuidado en la carretera. El chico estaba realmente preocupado por ella, temía que algo fatídico le ocurriera del trayecto de casa al instituto.
Andrés pasó todo el día intentando contactar con Elena. Su móvil respondía con un indeseado buzón de voz, llamó a una de sus compañeras y tampoco respondía, el teléfono del instituto comunicaba continuamente, no había forma posible de saber si realmente Elena estaba a salvo. Ella no regresaría a casa hasta pasadas las 8 de la tarde, Andrés cada vez estaba más nervioso, no podía sufrir ni un minuto más tal larga espera. Finalmente, decidió salir del trabajo y dirigirse al instituto. Él también había estudiado allí y conocía muy bien la distribución de las aulas. Rápidamente subió las escaleras y se dirigió a la clase C de último curso. Pues bien, allí estaba Elena, sentada en su mesa, haciendo un ejercicio de aritmética. Andrés se puso la mano en el pecho, respiró profundamente, y sin decir nada, dio media vuelta, bajó las escaleras, y abandonó el instituto. Andrés no se podía concentrar, estaba aturdido, ¿Cómo había podido llegar a ese estado de preocupación extrema? ¿Qué le estaba ocurriendo?



Llegó la noche, con tanta agitación no había podido avanzar nada en su proyecto, y al estar cansado, decidió ir a dormir y empezar con mejor pie un nuevo día. Esa noche fue aún peor que la anterior. Andrés tuvo otra pesadilla, más intensa y más real. En esta ocasión, su amigo Pablo era el protagonista del nuevo episodio. En el sueño, Andrés veía como Pablo perdía su puesto de trabajo por culpa de las artimañas de un compañero “de confianza”, una víbora que hacía todo lo posible por apartar al “contrincante” de su camino. Con todo ello, Pablo no sólo perdía un trabajo, también perdía a su futura mujer y caía en una terrible depresión. Andrés se despertó asustado, sudoroso, y con el corazón palpitando como una bomba de relojería. Tal y como hizo con su hermana, llamó a Pablo advirtiéndole de las posibles trampas que podía preparar alguno de sus compañeros más cercanos. Pablo estaba a punto de ascender a jefe de departamento, y Andrés aseguraba que alguien haría todo lo posible por impedirlo y hundirle en la más profunda de las miserias. Su amigo no entendía este comportamiento. Él había mantenido alguna discusión con ciertos compañeros, pero simplemente por motivos estrictamente laborales. Estaba a gusto en la empresa, trabajaba duro para ganar ese ascenso, pero la verdad es que lo hacía sin demasiadas preocupaciones. Andrés insistió durante los siguientes siete, diez, quince y veinte días. Día sí y día no soñaba con su amigo, veía como sería su futuro si perdía ese puesto, creía firmemente en la idea de que nunca volvería a ser feliz, y por ello, no cesó de insistir e insistir, hasta el día en que Pablo llamó y le dijo: “¡Felicita al nuevo jefe de departamento!”.
Andrés no podía concentrarse en su proyecto, rendía poco en el trabajo y le resultaba imposible descansar por las noches. Las pesadillas continuaban: una enfermedad degenerativa terminaba con la vida de uno de los miembros de su familia, un robo arrasaba por completo la casa de sus amigos recién casados cuando estos disfrutaban de su luna de miel, su cuñada engañaba a su hermano mayor con otro hombre y llevaba dos vidas paralelas con dos familias distintas, etc. Todos los sueños se convertían en experiencias que perseguían su mente noche y día y le llevaban a una preocupación extrema. Andrés estaba desesperado, no tenía vida, no podía dejar esas pesadillas a un lado. Cada vez rendía menos en el trabajo y su director de proyecto exigía más avances y mejores resultados. Llegó el día en que se reunió con sus superiores. Andrés sabía qué le iban a decir, qué cambios debía hacer, cómo tenía que comportarse a partir de ahora, qué actitud debía tomar en el trabajo...Lo que no se esperaba era que le acompañaran a su despacho y le pidieran que recogiera definitivamente sus cosas. Estaba furioso, se sentía decepcionado consigo mismo, no podía creer lo que le había ocurrido. Con cara triste y abatida, se dirigió a la parada de autobús y se sentó cabizbajo a esperar que el 14 le trajera de nuevo a casa. Entre murmullos y golpes a una de las papeleras, se sentó a su lado un extraño hombre con un abrigo de cuadros verdes y marrones. Su aspecto era algo descuidado, llevaba barba de días y una boina que intentaba disimular el poco pelo canoso que tenía. Aún así, su rostro dibujaba una agradable sonrisa, y su mirada era cálida y amigable. De hecho, la primera impresión que tuvo Andrés al verle, fue que aquel hombre ya lo conocía de antes, su cara le resultaba muy familiar, pero no le dio más importancia y volvió a bajar la cabeza. Al cabo de cinco minutos de silencio y espera, ese extraño individuo le dijo:

- Se como te sientes.
- ¿Perdón?
- Entiendo que te sientas mal y que estés triste, perder el trabajo ha sido un golpe bajo que no te esperabas.
- Pero...Pero ¿quien es usted?
- Ha sido un golpe bajo, pero puede que a partir de hoy medites sobre qué estás haciendo con tu vida.
- ¿Con mi vida? ¿qué sabe usted de mi vida?
- Andrés, tienes que retomar las riendas, no puedes seguir así
- ¿Así como? Pero, un momento, ¿Cómo sabe usted mi nombre?
- Andrés, escucha lo que te digo. Haz frente a ellos, no dejes que ganen esta batalla.
- ¿De quien está hablando?
- Estoy hablando de tus miedos, Debes hacer frente a ellos para poder ser libre y vivir.
- Mire usted, la batalla la van a ganar los terribles sueños que me atormentan noche y día. Llevo mes y medio si descansar, augurando males y enfermedades, viendo situaciones dramáticas que pueden hacer daño a las personas que quiero,...tengo miedo de que realmente ocurra algo y de que yo no pueda hacer nada al respecto.
- Andrés, tu no tienes que hacer nada...no va a ocurrirle nada malo a tu familia, y si fuera así, no serían tus sueños los que lo advirtieran. Las pesadillas no predicen lo que puede ocurrir, simplemente muestran cuales son tus miedos.
- Pero, usted no lo entiende. En los sueños veo a mis familiares y amigos en peligro, las situaciones parecen reales, ¡puede que de alguna manera me estén advirtiendo de algo!
- En tus sueños ves a tus familiares y amigos en peligro porque es algo que temes que te ocurra a ti...Tu eras quien temía tener un accidente con el coche y la lluvia, tu eras quien temía perder el ascenso, tu eres quien tiene miedo a la enfermedad, tu temes que alguien pueda entrar a robar en tu chalet apartado de la civilización, tu temes que tu pareja te engañe y pueda llegar a abandonarte...TUS MIEDOS ESTÁN CONTROLANDO TU VIDA, TIENES QUE HACER FRENTE A ELLOS ANDRÉS.
- ¿Y usted quien es? ¿Cómo me conoce?
- Te conozco muy bien Andrés, yo soy tu consciencia.





Etiquetas:

9 Comments:

At 8:31 p. m., Blogger R.I.P. said...

Muy bueno el relato.

¡Vamos a poner en práctica el consejo!

Saludos.

 
At 9:52 p. m., Blogger El Divan Digital said...

GRACIAS RIP. BIENVENIDO A ESTE DIVÁN. ESPERAMOS VERTE DE NUEVO.

SALUDOS

 
At 1:50 p. m., Anonymous Anónimo said...

Espero tenerlo presente a partir de ahora. Yo soy una (de muchas imagino) persona que tiene miedos los reconozco si los veo. Pero nunca habia pensado que los sueños nos pudiesen servir para contarnos "nuestros" miedos. Realmente hace mucho que no sueño o que no recuerdo haber soñado (no se si esto tendrá alguna explicación). Si reconozco algun miedo intento superarlo. Aunque tambien se que a veces ese miedo puede conmigo, pero siempre pienso que eso seré temporalmente y sigo intentándolo.

Me gusta esta página y de vez en cuando la leo.
Gracias por haberme abierto un poco mas los ojos.

 
At 5:03 p. m., Anonymous CresceNet said...

Oi, achei seu blog pelo google está bem interessante gostei desse post. Gostaria de falar sobre o CresceNet. O CresceNet é um provedor de internet discada que remunera seus usuários pelo tempo conectado. Exatamente isso que você leu, estão pagando para você conectar. O provedor paga 20 centavos por hora de conexão discada com ligação local para mais de 2100 cidades do Brasil. O CresceNet tem um acelerador de conexão, que deixa sua conexão até 10 vezes mais rápida. Quem utiliza banda larga pode lucrar também, basta se cadastrar no CresceNet e quando for dormir conectar por discada, é possível pagar a ADSL só com o dinheiro da discada. Nos horários de minuto único o gasto com telefone é mínimo e a remuneração do CresceNet generosa. Se você quiser linkar o Cresce.Net(www.provedorcrescenet.com) no seu blog eu ficaria agradecido, até mais e sucesso. If is possible add the CresceNet(www.provedorcrescenet.com) in your blogroll, I thank. Good bye friend.

 
At 6:21 p. m., Anonymous Anónimo said...

Quisiera que me explicaras si es lo mismo el miedo a un pensamiento obsesivo; teniendo en cuenta que las situaciones de miedo siempre son las mismas y acontecen sobre hechos de la vida cotidiana

 
At 6:28 p. m., Anonymous cecilia said...

Quisiera pedir que se abstengan usuarios que solo hacen publicidad ya que esta sección es seria y lo que queremos los usuarios es aprender de las lecciones y recomendaciones que nos ofrece la psicóloga y poder preguntar acerca del tema, gracias.

 
At 12:08 a. m., Blogger El Divan Digital said...

@ Anónimo


Bienvenido al Diván Usuario anónimo. Por supuesto, el miedo siempre será temporal. El problema es la ansiedad que puede llegar a provocar en un momento dado...Es entonces cuando no podemos pensar y el miedo se apodera de nosotros.
La única forma de superar los miedos es haciendo frente a ellos, y te felicito por tenerlo presente y no olvidarlo.

Un saludo

 
At 12:14 a. m., Blogger El Divan Digital said...

@ Anónimo ( 6.21 pm)

Bienvenido al Diván.

Un miedo y una obsesión son cosas distintas. De todos modos, las obsesiones muchas veces pueden estar retroalimentadas por miedos ( obsesión por la limpieza por miedo a infectarse, obsesión por mantener el gas bien cerrado por miedo a una explosión,etc). Existen muchas obsesiones relacionadas con miedos extremos, y estas provocan tal nivel de ansiedad que el miedo va en aumento cada vez que la idea obsesiva se repite.

El ser humano tiene que llegar a un estado de equilibrio entre estos pensamientos, y razonar ante ellos. NO podemos ser esclavos de nuestra mente, necesitamos cierto grado de libertad para poder vivir y pensar con claridad. Cuando los pensamientos obsesivos se repiten, hay que cortar con este círculo vicioso y aprender a AUTOCONTROLARSE. Nosotros somos los únicos que podemos tomar las riendas de nuestra mente y nuestro cuerpo, ser consciente de ello es el primer paso.

Un saludo

 
At 12:15 a. m., Blogger El Divan Digital said...

@ Cecilia


Gracias Cecilia. A veces hay personas que utilizan este espacio como publicidad, pero bien, el resto seguiremos tratando todos aquellos temas importantes que despierten vuestra duda o curiosidad.

Un saludo

 

Publicar un comentario

<< Home