miércoles, 5 de septiembre de 2007


Horas robadas



"Dos horas al día ante la pantalla aumentan el riesgo de trastornos de atención."


La Vanguardia, 5 de septiembre.

Investigadores de Nueva Zelanda han analizado por primera vez los efectos cognitivos a largo plazo de las horas pasadas mirando la tele en la infancia. Sus resultados indican que el rendimiento escolar se puede resentir en la adolescencia.
Según los resultados presentados ayer en la revista médica Pediatrics, los niños que ven menos de dos horas de tele al día en la infancia no aumentan su riesgo de sufrir trastornos de atención en la adolescencia. Pero a partir de la tercera hora, el riesgo se incrementa un 44% por cada hora adicional que se pasa cada día ante la tele.

En España, los niños de 6 y 7 años ven la tele una media de dos horas al día, pero un 36% la ven más de cuatro horas diarias, según un estudio de la Asociación Española de Pediatría presentado el año pasado.


El estudio de la Universidad de Otago se ha basado en 1.037 niños y niñas a los que se examinó cada dos años desde los cinco hasta los quince años en el marco de una ambiciosa investigación sobre desarrollo infantil y salud. Entre otras preguntas, se pidió a padres y niños que dijeran cuánta tele veían. Para evaluar si sufrían algún problema de déficit de atención, se preguntó a los menores, así como a sus padres y profesores, si sólo conseguían mantenerse atentos durante un tiempo anormalmente corto, si tenían una baja capacidad de concentración o si se distraían con facilidad.

Por ejemplo, se les hicieron preguntas como:

"Cuando alguien te habla, ¿te cuesta prestarle atención?"
"¿Te ocurre a menudo que empiezas los deberes y no los acabas?"
"¿Te cuesta hacer los deberes si hay ruidos, o hay algún tipo de actividad, en la habitación?"

El estudio no ha analizado los efectos de los videojuegos y de los ordenadores sobre el desarrollo de niños y adolescentes porque la recogida de datos se inició antes del auge de estas nuevas formas de entretenimiento. Pero los investigadores consideran que sus efectos pueden ser similares a los de la tele, por lo que el límite de dos horas diarias debe incluir todas las formas de ocio audiovisual sumadas.

Los datos del estudio no aclaran de qué modo el exceso de tele afecta a la capacidad de atención, pero los investigadores apuntan varias hipótesis.

La que presentan como más probable es que las imágenes televisivas, con sus estímulos constantes, pueden hacer que en comparación la vida real parezca monótona, de modo que los niños tiendan a aburrirse ante actividades que tienen ritmos más lentos como asistir a una clase o hacer los deberes.

Otra posible explicación es que el cerebro infantil, aún en formación, se desarrolle de manera inadecuada al ser estimulado en exceso por las rápidas sucesiones de imágenes de los programas de televisión.

Hay aún otras posibilidades: podría ser que ver la televisión desplace otras actividades que favorecen la capacidad de atención, como leer, jugar o practicar deporte. O que los niños inatentos tengan más preferencia por mirar la tele que aquellos que no tienen problemas de déficit de atención.

En cualquier caso, la investigación no ha detectado que el abuso de tele en la infancia afecte al riesgo de sufrir hiperactividad, sino únicamente a los trastornos de atención.


La realidad es que son muchas hipótesis, pero hay una muy clara: Los niños necesitan interactuar con el medio para desarrollar sus capacidades cognitivas y con ello despertar sus ganas por descubrir cosas nuevas y relacionarse con otras personas ( ya sean los padres, los hermanos,los amiguitos, etc.). El exceso de horas de televisión disminuye el contacto con este medio y en consecuencia retrasa la evolución de habilidades sociales y comunicativas imprescindibles en la adolescencia y la etapa adulta. Así pues, podríamos afirmar que la inteligencia emocional de aquel niño puede verse afectada de cara al futuro.

De todo ello ya hemos hablado en diversas ocasiones en este Diván, y es que como siempre decimos, no solo es importante tener un buen coeficiente intelectual, sino que en muchos casos las personas con altos niveles de inteligencia emocional consiguen metas más altas y en definitiva, más éxito en sus vidas sociales y laborales.



Podeis revisar los factores que componen la inteligencia emocional en : http://eldivandigital.blogspot.com/2006/11/inteligencia-emocional-la-clave-del.html


En resumen, la televisión en EXCESO roba horas de juego, de compañerismo, de aprendizaje, de nuevos descubrimientos, ... Roba horas de crecimiento y maduración. Los niños de hoy en día descubren nuevas formas de entretenimiento con los videojuegos y programas de animación, pero siempre en solitario y sin interaccionar con otros contextos. Estas edades necesitan despertar otras curiosidades y relacionarse y sociabilizarse de otro modo. Por ello, es importante fijar más o menos un horario de televisión y ordenador, y no utilizarlos como excusa para que los pequeños "estén quietos".
Así pues, es nuestra responsabilidad motivar, animar y ACOMPAÑAR a los hijos en sus ratos libres; todos estamos ocupados y tenemos obligaciones por cumplir, pero también es nuestro deber encontrar el tiempo necesario para atender sus necesidades.

Consulta privada Mª Teresa Mata, psicoterapeuta y fisioterapeuta.


VISITAS MIÉRCOLES


PHOENIX ESPAI TERAPÈUTIC
Avinguda Meridiana 216, 1er desp. 6 - Barcelona
Contacto: 617834474 http://www.phoenix.cat/


VISITAS LUNES, MARTES, JUEVES Y VIERNES


CENTRE BALMES
Plaza Gala Placidia Nº 10-12, 5º 2ª 08006 - Barcelona
Contacto: 617834474

3 Comments:

At 12:00 p. m., Anonymous roma44 said...

Estoy de acuerdo contigo.
Mis hijas ya son mayores, pero cuando eran peque;as, solo veian la television o bien jugaban con videojuegos si antes acababan los deberes.
Siempre intente que estuvieran mejor haciendo deporte o jugando en el parque, que dentro de casa encerradas, y la verdad es que considero que no me ha funcionado tan mal.
Hoy dia ellas mismas son muy selectivas al mirar la television, el ordenador lo usan para trabajar o para hablar con compa;eros, y prefieren las acampadas, los deportes y las fiestas propias.
Creo que a los crios desde peque;os se les debe ense;ar que la tele y los juegos estan bien, pero para un rato.
Hay que ense;arles todas las posibilidades de ocio que existen, leer, deporte, excursiones, fiestas propias etc.
Hoy dia parece que todo nos lo tiene que dar la tele o los videojuegos y cada vez estamos creando mas crios solitarios, que apenas se relacionan con nadie.
Creo que el problema mas grande que generan estos aparatos y su exceso es un problema de relacion interpersonal muy notable, y muy acentuado sobre todo a nivel familiar.

 
At 2:09 p. m., Anonymous montse said...

Yo tambien estoy de acuerdo, pero de la teoria a la realidad hay un mundo!!
Que no pasamos el tiempo que debemos con ellos.......eso seguro!!
Pero de que tiempo disponemos? como lo repartimos? somos super womans o simplemente les dejamos un poco más porque realmente (aún sintiendonos cumpables) NO PODEMOS MÁS... no puede ser una escusa, pero lamentablemente es una realidad.

 
At 10:41 p. m., Blogger El Divan Digital said...

@ Roma y Montse


Gracias por compartir con nosotros vuestra opinión.

Cierto Roma, el principal problema o preocupación es Cómo puede afectar todo esto en las relaciones interpersonales. Es importante que los niños aprendan a disfrutad de todo aquello que les rodea, y sepan descubrir en sus relaciones de juego, compañerismo y familia lo mucho que pueden aprender y descubrir.

Montse, tienes razón. No somos superWOMAN y la realidad es que el día debería tener más de 24 h para hacer "bien" todo aquello que intentamos abarcar. Es necesario buscar el tiempo e intentar organizarse lo mejor posible. El mismo tiempo bien administrado puede dar mucho más de si si nos lo proponemos.


Un saludo a las dos.

 

Publicar un comentario

<< Home