viernes, 22 de octubre de 2010

Mírate al espejo

Jackson Pollock



Hay quien verá unas manchas de pintura, otros contemplarán un jardín, una fiesta, una bandada de peces y así mil y una interpretaciones. El abstractismo intenta resumir a la mínima expresión un concepto, lo interesante de él es que nos deja volar la imaginación, y cada uno de nosotros puede ver algo distinto en ese mismo cuadro, incluso, cada individuo según su estado de ánimo puede observar distintos elementos y situaciones.


Este es un reto que me voy a proponer hoy mismo con este cuadro. Mirarlo cada día al llegar a casa y anotar aquello que veo en él, así como las sensaciones y emociones que me transmite. Puede que se repitan, pero posiblemente aparecerán diferencias en el momento menos pensado. No todos los días nos sentimos igual; algunos estamos más cansados, otros más entusiasmados, otros podemos estar algo nerviosos e inquietos, aburridos, tristes, acobardados, con el ánimo subido, etc. Quizás, cada vez que miremos el cuadro, no nos diga lo mismo; quizás, cada vez que lo observemos, nos hable de algo distinto. Esto es el arte, sí, pero el arte no deja de ser un reflejo de nuestra alma y nuestro ser, como si de un espejo se tratase.


Así pues, a través de un cuadro podemos ver el alma de su autor, pero también podemos ver qué guarda nuestro interior. El mismo ejercicio lo podemos realizar delante justamente de un espejo. ¿Cada día vemos lo mismo? Si prestamos atención a aquello que estamos viendo, a eso que decimos ser nosotros mismos, sabremos que cada día no nos vemos igual. Las prisas y las obligaciones no siempre nos dejan espacio para escuchar a aquella persona que cada mañana se lava los dientes ante nosotros; la conocemos muy bien, es cierto, pero eso no significa que siempre estemos atentos a sus necesidades. Escucharnos a nosotros mismos nos ayuda a detectar cómo estamos y cómo nos sentimos con todo aquello que nos rodea, algo imprescindible para ayudarnos y atendernos cuando lo necesitemos.


La persona que ves cada día en el espejo eres tú. Si hace días que no le prestas atención, hoy, cuando te encuentres en frente suyo, mírala bien y escúchala…Seguro que tiene muchas cosas que contarle. Es más, te propongo un ejercicio:


Anota en una libreta todos los días de las siguientes dos semanas. Cada noche, antes de ir a dormir, mírate ante el espejo y escucha qué te dice tu reflejo. Aquello que hayas escuchado, anótalo en el día correspondiente. Pasadas dos semanas, tú mismo comprueba cuántas cosas distintas has escuchado de ti; puede que sea interesante que sigas atento a todas ellas y desde ya mismo, no las dejes de tener en cuenta.




2 Comments:

At 10:52 p. m., Anonymous Rafa said...

Buenas noches. Miro el cuadro y me cuesta ver algo, pero entiendo que es cuestión de concentración y de intentar buscar algo. A mi me cuesta mucho ver cosas de mi persona, siempre miro las de los demás pero no miro hacia mi interior, es algo que da miedo saber de uno mismo. Hay que intentarlo, lo tendré en cuenta.

 
At 10:26 a. m., Blogger El Divan Digital said...

Inténtalo, escucha qué te dice el cuadro y qué dice sobre ti, sobre tus experiencias, sobre tu día en el trabjo, en casa, etc.

Te invitamos a que lo compartas con nosotros.


Saludos

 

Publicar un comentario

<< Home