sábado, 29 de mayo de 2010

CONÓCETE MEJOR. EJERCICIO Nº 4


ESTA SEMANA: MI PEQUEÑO HUERTO.


Pepinillos, berenjenas, tomates cherry, etc.

Este huerto tiene muy bien señalados cada una de sus plantaciones a la espera de poder recoger una exitosa cosecha.

Tú puedes hacer lo mismo con tus dificultades. Puedes sembrar "consejos" para aquellos aspectos que en ocasiones dificultan distintos ámbitos de tu vida, a la espera que recoger una cosecha que te ayude a sobrellevar y solucionar dichos obstáculos.

Desarrollo del ejercicio:
En primer lugar, coge un papel y haz dos listas:

- Dificultades que encuentro en mi hogar.
- Dificultades que encuentro en mi trabajo.

Piénsalas bien, puede tratarse de dificultades de mayor o menor importancia, que entorpezcan el transcurso del día a día y supongan una carga.

Ahora, Coge un papel y divide tu huerto en dos partes:

- Hogar
- Trabajo

En cada parte del huerto, planta las semillas que necesites para ayudar a las dificultades que previamente has anotado en las dos listas. Tranquilo, piensa y elige qué semillas pueden ser las más efectivas, seguramente, últimamente no guardas reservas de anteriores plantaciones y por ello debes revisar detenidamente qué cosecha en forma de recursos personales podrá solventar tus dificultades. Para acertar, piensa de qué recursos crees que últimamente careces, una vez los hayas identificado, será mucho más fácil ponerlos en marcha. Puedes pedir consejo a personas cercanas, quizás en algunas dificultades no sabes qué semilla plantar, pregunta sin miedo cuál creen aquellos que te quieren y aprecian que podría servir de ayuda. Recuerda poner en cada semilla un cartel que indique su nombre.

Veamos un ejemplo del sector "hogar" del huerto de Juan, un hombre de 37 años que en su listado de dificultades ha anotado las siguientes:

- Riñas continuas con mi mujer por sus complejos
- Enfados por contestar lo primero que me viene a la cabeza cuando "me caliento".
- Discusiones a la hora de realizar tareas domésticas.


Juan ha plantado 6 semillas después de reflexionar sobre sus dificultades, ahora tiene que trabajar para recoger una buena cosecha y realizar pequeños cambios que le ayuden en su vida de pareja.

Y a ti, ¿ qué cosecha te gustaría recoger?



Etiquetas: ,

3 Comments:

At 11:20 a. m., Anonymous Anónimo said...

¿qué puedo hacer para luego hacer uso de mi cosecha¿?

 
At 12:56 a. m., Blogger El Divan Digital said...

@ Anónimo

Para utilizar tu cosecha, es decir, las dosis de ayuda a modo de consejo que has sembrado en tu particular huerto, debes tenerla, en primer lugar, siempre a mano.

Cuelga el papel en el que dibujaste tu huerto en un lugar visible, por ejemplo, en la puerta de la nevera o del baño. Cada mañana cuando te levantes verás tu huerto, con tus propios consejos, esa es la cosecha que debes tener en cuenta. Aunque no lo creas, de modo insconciente, a lo largo del día el mensaje que tu mismo has escrito en ese papel, volverá a tu memoria, y seguramente, en algún momento, reaccionarás según tu cosecha.

Esa pequeña ayuda llega, llega porque tú mismo la has sembrado y eleborado en un trabajo previo de meditación.

 
At 9:23 a. m., Anonymous Anónimo said...

Muchas gracias, intentaré poner este consejo en práctica, la nevera me parece un buen sitio, cada mañana antes de desayunar repasaré lo que está escrito en el huerto, me ha costado mucho decidirme por una cosecha, mi marido me ha ayudado y ha resultado ser un ejercicio para hablar de nuestras cosas.

gracias otra vez

 

Publicar un comentario

<< Home