viernes, 27 de marzo de 2009

Sol. Mito o realidad




Empezamos el día con más energía, los colores en la cara denotan bienestar, la sonrisa sutilmente dibujada en nuestro rostro desvela una sensación especial de relax, nuestra imagen está más radiante que nunca, con el tono más tostado de piel nos sentimos especialmente guapos, ...

Sí señor, es temporada de “guapo subido”, tanto emocional como físico, y sin saberlo ni quererlo, ha sido el sol el culpable de dar un mágico “toque energético” a nuestro día a día.

El ser humano es similar a una batería; necesita alimentarse del medio que lo envuelve y de todo tipo de alicientes externos, con el fin de obtener energía y continuar funcionando. Los alicientes que lo alimentan son personales y únicos, por ello cada uno busca aquello que le hace más feliz, le ayuda a seguir adelante, o traducido a términos más mecánicos, le recarga. La luz del sol es un factor ambiental clave en este proceso de recarga, por ello podemos decir que quienes tenemos el gusto de disfrutarlo, somos unos auténticos privilegiados. Esta fuente de energía trabaja sutilmente con el hombre, enviando pequeñas dosis de energía, aportando múltiples beneficios sobre el cuerpo y la mente. Veamos de qué propiedades estamos hablando (todas ellas tras tomar el sol con precaución):

- Producción de vitamina D

Nuestro organismo necesita de los rayos solares para producir vitamina D. Son los rayos solares los que convierten una grasa subcutánea en vitamina D. Así pues, las personas que viven en países soleados y que suelen realizar alguna actividad al aire libre o van a la playa en verano, no tendrán seguramente deficiencias de esta vitamina.

Y la gran pregunta es, ¿cuáles son las propiedades de la vitamina D?

Fortalecer los huesos: la función principal de esta vitamina consiste en fijar el calcio de los alimentos en los huesos e impedir que este se disuelva en la sangre y vaya hasta otras estructuras. Si esto ocurre, los huesos presentan cada vez menos calcio y se vuelven frágiles y quebradizos, pudiendo producir así osteoporosis, una enfermedad caracterizada por la facilidad de fractura de los huesos.

Fortalecer el sistema inmunitario: La vitamina D fortalece el sistema inmunitario y ayuda a prevenir enfermedades de origen infeccioso.

- Efecto estimulante sobre la propia piel

La exposición directa a los rayos solares provoca una ligera irritación de las capas más superficiales de la piel, que dilata los capilares encontrados en la superficie cutánea; gracias a ello aumenta la sangre que circula por la piel. En su forma menor, esta irritación da lugar al llamado eritema solar. No hay que olvidar que esta irritación provocada por los rayos solares que actúan sobre la piel, puede ser un arma de doble filo, ya que mientras por una parte mejora la circulación de la sangre en la piel, por otra puede dañar las células de la epidermis, resecándolas y dando lugar a que envejezcan prematuramente. Por ellos la exposición debe ser con precaución, evitando largas exposiciones y sobretodo, tomar el sol en horas puntas.

- Aumento del estado de ánimo

Aumento del estado de ánimo, evitando o solucionando muchas veces los estados depresivos.

Un tipo de depresión llamada trastorno afectivo estacional, afecta a algunas personas durante el invierno cuando estas no reciben suficiente luz solar. Algunos expertos creen que la luz del sol mejora el ánimo, posiblemente debido a la “feliz” hormona serotonina, que aumenta cuando las noches son cortas y los días son largos. De hecho, los psiquiatras suelen recomendar que las personas deprimidas se expongan al sol durante 30 minutos al día.

- Mejora de los desordenes del sueño

Tales como el Insomnio, estrés, etc, y otros desordenes de origen nervioso.


Es tiempo de guapo subido, de aquel guapo que se ve por fuera, pero también del que solo se ve por dentro. Así pues, vamos a aprovechar estas "dosis de energía" con precaución, y disfrutemos de esta maravilla de la naturaleza que tanto nos hace sonreir.




Consulta privada Mª Teresa Mata, psicoterapeuta y fisioterapeuta.


VISITAS DE LUNES A VIERNES CENTRE BALMES

Plaza Gala Placidia Nº 10-12, 5º 2ª 08006 - Barcelona Contacto: 617834474











Etiquetas:

3 Comments:

At 10:26 p. m., Anonymous BB said...

Bonito post, y real, muy real. Yo estoy deseando que llegue el sol desde el primer momento en que en noviembre se oculta. Este año me ha sorprendido antes de tiempo, y me ayuda, sobre todo en esta época que estaba viviendo de tristeza, a animarme. Se lo agradezco. Me encanta el sol, me encantaria vivir en la playa y no descarto hacerlo algun dia, aunque sea durante la jubilación. A mi me recarga las pilas y de que manera. Es cierto, a las mujeres todo nos sienta mejor con un poquito de color....jaja, o es una apreciación, no sé, pero me gusta. Gracias divina estrella por alegrar esta oscuridad que tenía. BB

 
At 11:50 p. m., Blogger El Divan Digital said...

@ BB

Me alegra que encuentres pequeños recursos que te ayuden en los momentos de "bajón" a sonreir y animarte. Todos necesitamos recargar pilas con aquellas cosas que nos hacen felices, y detalles como la luz del día y el buen color de cara, pq no, nos hacen sentir bien.

Un saludo

 
At 11:11 p. m., Anonymous philipstown said...

Siempre di el sol por descontado hasta que me mudé a centroeuropa... y se echa de menos! Yo lo he notado sobretodo en el humor y el cansancio. Tanto día gris no es bueno para la salud, ni física ni mental

 

Publicar un comentario

<< Home