sábado, 27 de septiembre de 2008



ENTENDER A LAS MUJERES






¿Porqué las mujeres piensan cinco veces qué significa aquel “inofensivo” comentario y los hombres tan solo lo dejan pasar?


¿Porqué se toman la vida tan a pecho, nunca mejor dicho, y en cambio los hombres se la toman y punto?

¿Hay dos vías fáciles para solucionar un problema, porqué las mujeres siempre eligen aquella que gira a la derecha, luego a la izquierda, luego da tres vueltas a la rotonda y continua en zig-zag antes de llegar a la resolución?¿No sería más fácil seguir la vía recta?

¿Será que las mujeres pensamos demasiado? ¿Esto beneficia o perjudica?


No neguemos la realidad. Sea cual sea la razón (hormonal, emocional, social, etc.) las mujeres tienden a entrar en un bucle de pensamientos y emociones antes de actuar, hecho que en ocasiones proporciona una respuesta meditada y acertada, y otras un “culebrón” de preocupaciones, dobles y hasta triples interpretaciones, incertidumbre y sobretodo, mucha ansiedad. El pensar y pensar hace ver “la misma cuestión” desde infinitos puntos de vista, y los infinitos puntos de vista dan de nuevo que pensar; finalmente, al no conocer con total certeza la respuesta al supuesto enigma, la mente crea un caos emocional de dudas y angustia.
Así pues, nos angustiamos al ver que es imposible TENER EL CONTROL ABSOLUTO, y esto es lo que justamente provoca la ETERNA INSEGURIDAD FEMENINA a la que muchas veces la mujer se ve sometida.



LA ETERNA INSEGURIDAD FEMENINA


Exacto, la inseguridad femenina es el producto final, y ella misma alimenta el bucle de continuos pensamientos, transformándolos cada vez en más dudosos y confusos.
La inseguridad nos convierte en seres vulnerables, y por ello las mujeres tienden a ser, aparentemente, las “más frágiles”. Digo aparentemente porque recibir golpes emocionales las convierte en seres más fuertes, y experimentar situaciones que originen un conflicto interno, enseña a potenciar la capacidad de introspección y autocontrol emocional. Este entrenamiento hace de las mujeres, seres con mayor inteligencia emocional, o al menos, con más potencial para desarrollarla.

En resumen, el que conoceríamos coloquialmente como “pensamiento retorcido femenino”, origina preocupaciones y a su vez, tensiones emocionales, que provocan ansiedad y en ocasiones, gran malestar. Esto, evidentemente, no parece beneficioso; parece que la vida podría ser más fácil con una mirada clara y sencilla, pero por alguna razón, ellas prefieren crear dudas y hacer el camino algo más complicado. Esta complicación es una de las principales causas de la inseguridad, pero dicha inseguridad obliga a la mujer a repetir el proceso, y pensar de nuevo en el qué está ocurriendo. Pensar y pensar provoca más inseguridad, pero…también mejora la capacidad de introspección y autoconocimiento. Por ello, ante importantes conflictos, la mujer suele tener mayor capacidad para afrontarlos, para ser fuerte y experimentar las sensaciones que estos despiertan. En ocasiones, las personas que no han vivido en sus entrañas el sufrimiento que provoca la duda, pueden necesitar más ayuda para salir adelante y no desmoronarse ante el problema.

PENSAR ES CRECER, Y HACERLO CON UN AUTOCONTROL MADURADO A PARTIR DE LA EXPERIENCIA DE VIDA, ES UNA FORMA SALUDABLE E INTELIGENTE DE SUPERAR LOS BACHES QUE, POR SUERTE O DESGRACIA, APARECEN A LO LARGO DE NUESTRO CAMINO.


Y vosotros, ¿Qué pensáis? ¿Son realmente ellas más "retorcidas"?

Y vosotras, ¿Os gusta dar "vueltas y vueltas"?







Consulta privada Mª Teresa Mata, psicoterapeuta y fisioterapeuta.

VISITAS DE LUNES A VIERNES CENTRE BALMES

Plaza Gala Placidia Nº 10-12, 5º 2ª 08006 - Barcelona Contacto: 617834474




Etiquetas:

8 Comments:

At 2:47 p. m., Anonymous Anónimo said...

Salvando a las que no entran en el modelo, menos mal que hay muchas (las estadísticas no cuadran), sí, pero no me gusta lo de retorcidas. Complicadas, mejor. Y no creo que tenga ninguna ventaja, ni que sean más fuertes. Yo veo más fuertes a las que no son así, más seguras de sí mismas, más valientes y mucho más independientes. Y desde luego mucho más soportables.

 
At 11:01 p. m., Blogger El Divan Digital said...

@ Usuario anónimo

Bienvenido a nuestro Diván.

Me gusta el cambio, de retorcidas a complicadas. Lo de retorcidas era más que nada una palabra que respondía al "tópico" que muchas veces escuchamos.

Bien, quizás no sea cuestión de ver quienes juegan con más ventaja. El post quizás quería reflejar, cómo sacar provecho de la "eterna inseguridad femenina"...A veces puede ser buena, otras no tanto...pero siempre podemos aprender de cómo vivimos las experiencias, y si es con inseguridad, ello proporciona e algún modo un proceso de introspección que colabora en mejorar el conocimiento personal. De todos modos, por supuesto, la inseguridad debe ser moderada, una inseguridad que haga dudar de cada paso, no puede ser para nada saludable.

Saludos

 
At 12:47 p. m., Anonymous Mar Blade said...

Queridos lectores, si os habeis dado cuenta la frase que la psicóloga nos plasma en el relato obedece al lenguaje coloquial que suele oirse en la calle, a una copia literal de lo que se suele oir; además daros cuenta que la frase está entre comillas “pensamiento retorcido femenino”. Como en todas partes hay de todo, pero sí creo que hablando en términos generales las mujeres padecemos más por las cosas, las pensamos más y nos preocupamos más por las cosas. Esto necesariamente no tiene por que ser malo siempre y cuando esto no se nos escape de las manos y tal y como dice la psicóloga esto bien encauzado nos ayuda a superarnos.
Un beso a todos

 
At 12:56 p. m., Anonymous Juan Camacho said...

Apreciada M. Teresa quiero darte las gracias desde aquí por la ayuda que me estas prestando, las sesiones me estan ayudando mucho. Gracias.

 
At 1:53 p. m., Anonymous Anónimo said...

Complicadas? inseguras? Porque sera; en mi caso tenia un padre machista que siempre te cortaba cuando querias estudiar una carrera , conducir, etc, etc muy bueno de verdad solo queria que fueramos muy femeninas , si como lo oyes , piano , bordar cocinar....
Que os parece que se puede ser muy segura?
Pues aun hoy sigo luchando por lo quequiero en contra de la opinion de mi pareja, su palabra cuando no lo entiende es..."estas loca".y asi se termina la charla fin de la conversación.
Estoy cansada , pero no dejare de luchar por mi independencia animica y monetaria .
Un saludo a todos /as las complicadas de este podridro mundo y degenerado. una cansada

 
At 12:48 p. m., Blogger El Divan Digital said...

@ Usuario anónimo

Bienvenida a nuestro Diván.

Te felicito por ser una mujer tan fuerte, y ya lo anunciamos en este último post: podemos sacar algo positivo de la inseguridad, y es que el padecer la incertidumbre, luego, nos puede convertir en personas más fuertes, personas que saben reaccionar ante un problema y buscar soluciones.

En tu caso, la inseguridad provoca malestar y tristeza, comentas que luchas para sentirte cada día mejor anímicamente.

Quiero transmitirte un mensaje: TU TIENES LOS RECURSOS NECESARIOS PARA HACERLO, TU HAS VIVIDO MUCHAS EXPERIENCIAS QUE SEGURAMENTE TE HAN APORTADO ESTOS RECURSOS...AHORA ES MOMENTO DE PONERLOS EN PRÁCTICA. Puedes hacerlo sola, y si crees que es demasiado complicado ( todos necesitamos ayuda en algún momento de nuestra vida), puede ser interesante el seguimiento de una psicoterapia enfocada justamente a potenciar estos recursos y ponerlos en práctica.

Un abrazo

Nosotros seguiremos aquí para escucharte.

 
At 7:21 p. m., Blogger Ingrid said...

En relación a lo complicadas que se supone que somos las mujeres, creo que no es que seamos complicadas; sino que la verdad no somos tan apasionadas y mejor pensar las cosas antes de tomar decisiones.
Creo que mi consulta tiene que ver un poco con lo menos "enrrolladas" que somos las mujeres.
Ya que justamente me encuentro frente a la "crisis de loa 40", no los míos; sino de mi esposo.
(Un adolescente gratis en casa.)
Me llama la atención que les afecte tanto el "cambio de folio".
Y, luego, creo que las mujeres no somos las complicadas.

 
At 10:14 a. m., Blogger El Divan Digital said...

@ Ingrid,

Bienvenida Ingrid a nuestro Diván, gracias por esta intervención.

En este caso, tu marido está pasando por una etapa difícil, puesto que parece que no acepta los cambios que la edad impone, aunque sean púramente físicos, o pq socialmente pasas de ser un "treintañero" a un "cuarentón". Así pues, creo que es más un problema social y no personal. Si te fijas, a partir de esta edad, la misma palabra "cuarentón" ya es algo despectiva, cómo uno puede recibir con alegría esta edad si la opinión social le importa o le afecta???

Dile a tu marido que está hecho un chaval, el seguramente quiere mantener la "chispa" infantil ( eso no significa inmadura) que todos llevamos dentro, y un número, aunque sea 40, 50 o 60, no le hará cambiar.

 

Publicar un comentario

<< Home