martes, 16 de enero de 2007


Secretos de familia












La familia: grupo de personas emparentadas entre sí o que viven juntas. Cuatro palabras para dar significado a un concepto quizás más complejo...

La familia es mucho más que los individuos que la componen. Cuando hablamos de conjunto de personas, estamos hablando de sistema, y con él aparece algo más complejo, la estructura familiar.

La estructura familiar es el conjunto invisible de demandas funcionales que organizan los modos en que interactúan los miembros de una familia.
Así pues, no solo estamos hablando de personas que conviven, sino de todas aquellas funciones que dan significado a este grupo al que llamamos familia.

Las familias funcionan internamente reguladas por reglas familiares. Las reglas son acuerdos relacionales que prescriben o limitan los comportamientos individuales en una amplia gama de áreas comportamentales. Las reglas implican un "acuerdo" para obrar de un determinado modo u otro.

En la familia que comienza no hay reglas establecidas. Cada miembro aportará sus propias experiencias y modelos de intercomunicación según los esquemas aprendidos en el sistema familiar de origen. Es por ello que crear una familia supone empezar con todas estas nuevas reglas y convivir con ello podríamos decir que es UN RETO.

Son muchas las familias que rompen los primeros años de convivencia justamente por esto. Las nuevas reglas marcan un cambio y un nuevo estilo de vida. Si cada uno aporta sus reglas, es necesario llegar a un acuerdo y aceptar y consensuar las reglas definitivas. El problema es que muchas veces las reglas no son del todo explícitas, y en algunos momentos pueden interferir en el buen funcionamiento de la familia. Veamos los tres tipos de reglas con los que nos podemos encontrar:

En primer lugar están las reglas reconocidas, aquellas que se han establecido explícitamente y de manera directa y abierta.

Por ejemplo, el hijo pequeño cada día recoge los platos mientras el mayor saca la basura.

Luego existen las reglas implícitas, las que constituyen funcionamientos sobreentendidos acerca de los cuales la familia no tiene necesariamente que hablar de modo explícito.

Por ejemplo, cuando los niños tienen problemas con los deberes, es la madre la que acude, y el padre es el que generalmente responde a los problemas de fontanería y mantenimiento.

Por último, tenemos las reglas secretas, aquellas más difíciles de detectar. Son modos de obrar con los que un miembro bloquea las acciones de otro miembro. Son actos que tienden a desencadenar actitudes deseadas por quien manipula el resorte que los provoca.

Pongamos un ejemplo:
En una familia la regla secreta establece que una conducta de autonomía e independencia en la hija vaya seguida por una queja psicosomática de la madre ( síntomas de ansiedad ) y esto conlleve una mayor implicación del padre en la casa. Con los síntomas de ansiedad, la mujer consigue quedar en un segundo plano y que sea el marido el que de la cara en los enfrentamientos y discusiones con la niña sobre la hora de llegar a casa por las noches por ejemplo.


Así pues, las reglas secretas serán las que básicamente interfieran en la armonía de la estructura familiar. En terapia estas reglas son el principal objetivo para detectar, y ello conlleva en muchas ocasiones, largas horas de trabajo.


Como hemos visto la convivencia no es fácil y lo mejor es poner las cartas sobre la mesa desde un principio. A veces las reglas implícitas funcionan perfectamente, pero otras puede que entorpezcan la vida diaria. El no hacer explícitas las reglas puede llevar a problemas de sobrecarga emocional y sobrecarga de responsabilidad. ( Retomemos un ejemplo anterior: una madre que en principio siempre es la que dedica el tiempo a la educación de los niños, está hasta tarde con sus deberes y luego no dispone de suficiente tiempo para hacer la cena tranquilamente ). Hablar sobre este tipo de presiones puede ayudar a crear nuevas reglas que recuperen la armonía familiar y reconsideren qué función desempeña cada miembro.

A veces, el problema sobre el desajuste entre las funciones familiares afecta directamente a los hijos. Un ejemplo es el de la parentalización.

La parentalización es la asignación del rol parental a uno o más hijos de un sistema familiar.


Pongamos un ejemplo:
Una madre que cada día abandona su hogar para ir a trabajar; pide a su hija de 14 años que cuide y vigile a su hermano pequeño, obligue a hacer los deberes al mediano y ponga algún castigo si es necesario. Luego, al llegar a casa, la madre no supervisa lo que ha sucedido mientras ha estado fuera, no comprueba los deberes que ha hecho el hijo ni tampoco decide si es necesario o no buscar un castigo.

La parentalización puede sobrecargar al hijo al que se delega la función de padre, y pone en duda la autoridad del adulto.



Para que todo esto no ocurra, es importante establecer límites entre los subsistemas que conforman la familia ( subsistema parental, subsistema filial, etc) . Estos pueden ser más rígidos o más difusos, dependiendo del grado de flexibilidad que exista entre las generaciones.

El problema de una familia con límites radicalmente rígidos es que no existe apenas comunicación entre sus miembros y el alto grado de independencia hace que no busquen ayuda o consejo entre ellos.

Por el contrario, el problema de una familia con límites radicalmente difusos, es que no existe intimidad entre padres e hijos y el sentimiento de pertenencia es tan grande que sus miembros temen lo que puedan encontrarse fuera de su hogar, para ellos el mundo es una auténtica jungla.

Así pues, es importante encontrar un equilibrio en los límites y establecer unos que permitan la intercomunicación pero que promueban el desarrollo de cada individuo.




La familia es mucho más que un grupo de personas que viven bajo un mismo techo. No existe la familia perfecta ni tampoco la convivencia sin discusiones y altibajos. Hablar, exponer los problemas y buscar soluciones es la única manera de crecer sanamente como familia y como personas.



Consulta privada Mª Teresa Mata, psicoterapeuta y fisioterapeuta.


VISITAS DE LUNES A VIERNES CENTRE BALMES

Plaza Gala Placidia Nº 10-12, 5º 2ª 08006 - Barcelona Contacto: 617834474

Etiquetas:

16 Comments:

At 2:57 p. m., Blogger breederss said...

Tema interesante y complicado , todo el mundo tiene una familia o dos , el rol es diferente , primero eres hijo y luego padre , el comportamiento no puede ser el mismo , eso es claro . Asi como el hijo suele tener una red en sus padres , el padre es la red de sus hijos y aqui la cosa ya se complica , creo que es el cambio mas grande de una persona , cuando se empieza a ser adulto . De niño hay red , cuando estas soltero con pareja pero sin hijos , la red desaparece pero el batacazo es para ti o para otro adulto , mas o menos controlable , tercera fase , la familia , cuando tu eres la red de niños , entonces llega la responsabilidad real .

 
At 4:03 p. m., Blogger El Divan Digital said...

gracias Breederss por estar una semana más con nosotros.

Es interesante el tema que mencionas sobre la "responsabilidad real". En el momento en que la familia crece y aparecen los hijos, la pareja debe cuidar el entorno familiar aún más y velar por las nuevas figuras que aparecen en el sistema. Por ello, la importancia de hacer explícitas las reglas de convivencia y establecer unos límites entre subsitemas que permitan la comunicación y el crecimiento personal del individuo.

Como dices Breederss, el padre es la red de los hijos pero también es importante que estos no queden atrapados en ella y puedan crecer con cierta autonomía y seguridad ( aquí vuelve a aparecer la importancia de los límites, límites que no sean extremos como los que presentábamos en el post ).


Un saludo

 
At 1:36 a. m., Anonymous ofelia balderas galegos. said...

Pues muchas gracias por su visita, esta es una pagina muy buena y muy profesional, yo recien sali hace dos años de la facultad, y ahora uno de mis pasatiempos es escribir en internet, es de verdad un honor para mi su visita, que espero no sea la ultima, yo estare visitando este divan... que aunque somos psicologos, todos necesitamos de un divan.
saludos desde mexico.
otra vez muchas gracias por su visita.
=)

 
At 11:57 a. m., Anonymous Anónimo said...

Hola Divan Digital: leído tu artlo. sobre los secretos de familia, te apoyo en todo su contenido, pero creo que hay mas factores que intervienen en las relaciones, aparte de los tres tipos de reglas. Los miembros de las familias arrastran un cargamento sentimental que influye muchísimo en las respuestas que se produzcan entre ellos. No es lo mismo que te conteste mal un desconocido, un conocido, un cliente, etc. que un hijo o un cónyuge. En el primer caso te puede afectar poco, y en el segundo caso no, tu respuesta estará mediatizada por ese cargamento sentimental y no podrá ser objetiva. Los sicólogos/ siquiatras enseguida clasifican, buscan palabras complicadas, (anda que la frase "la estructura familiar es el conjunto...", pero a la hora de dictaminar la solución, acabais diciendo lo obvio, y en cuanto a lo "poner las cartas sobre la mesa" es un asunto delicado porque si dices lo que piensas... por mucha confianza que haya, a veces puede ser peor.
Pienso que, ser transigente y morderse la lengua, en la mayoría de los casos (que no representen un mal mayor, dado que en ese caso es bueno ser expeditivo)es beneficioso.
Somos lo que hay, y con el tiempo "nos vamos aprendiendo"

 
At 2:54 p. m., Blogger El Divan Digital said...

@ Usuario anónimo


Bienvenido al Diván.

Los 3 tipos de reglas no son los únicos factores que intervienen en las relaciones, porsupuesto, este no es el mensaje que quiere transmitir el post que presentamos y tampoco es el tema del que estamos hablando.

El factor emotivo al que haces referencia forma parte de todas las relaciones y del ser humano en si. En anteriores post hemos mencionado múltiples veces su importancia, puedes revisarlos.

Por otro lado, La estructura familiar, basándonos en la filosofía de la psicología sistémica, se define como el conjunto invisible de demandas funcionales que organizan los modos en que interactúan los miembros de una familia. Así pues, la estructura familiar sí es EL CONJUNTO de funciones que determinan o mejor dicho, juegan un papel importante en los comportamientos de los miembros que constituyen la familia.
Las demandas funcionales estarán directamente relacionadas con el modo de interrelacionarse que tengan los miembros del grupo.

Respecto a la postura que propones sobre "morderse la lengua" es una opción totalmente aceptable. Igualmente, antes de ello, es bueno repasar qué estados emocionales puede provocar esta actitud ( angustia, ansiedad, intranquilidad ) y también valorar si callar significa un bien realmente para todos o tan solo para nosotros mismos.
Es difícil encontrar un equilibrio y seguramente en ocasiones podremos equivocarnos; pero muchas veces convivir no tiene porque ser "SOBREVIVIR" evitando todas aquellas reacciones que tememos.
Igualmente, estoy deacuerdo en que hay que ser transigente y el "poner las cartas sobre la mesa" no significa lo contrario. Escuchar, analizar, dialogar, reflexionar, cambiar a veces, aceptar otras...todo ello si que responde a exponer aquellos aspectos que nos preocupan y difucultan nuestro día a día.

Gracias y esperamos verte de nuevo por el Diván. Un saludo

 
At 3:01 p. m., Blogger El Divan Digital said...

@ ofelia

Muchas gracias y bienvenida al Diván.

Esperamos verte de nuevo, seguro que tu opinión puede servirnos de mucha ayuda.

Un saludo

 
At 3:36 p. m., Blogger El Divan Digital said...

CASO EXPUESTO EN EL DIVÁN:


Hoy uno de los lectores del Diván a expuesto su problemática relacionada con la familia en un post anterior. Lo trasladamos aquí para que todos podais leer.

"Hola hace tiempo en una conversación de madrugá y estando piripi hablando con un conocido de un familiar, el cual tmb estaba piripi, magnifiqué y me inventé la vida de otro familiar al cual siempre h amado con locura. M deje llevar con las primeras preguntas q me hacía las cuales respondía verdaderamente, pero fueron tantas las q me hizo porque es un poco cotillín q se me unió todo y la lié. A tal punto llegó la bola q este conocido lo fliparía con la vida q diseñé y no se le olvidó. A los meses la mujer de este familiar que es amigo del engañado me comentó que se lo había comentado y yo quería morirme, no sabía lo que decir, le dije q parte era verdad y q el resto eran exageraciones del engañado. No se lo q hacer, que se hace en estos momentos. No se como pude llegar a cometer tal bola. Creo q tengo demasiada estima a mi familia sobre todo a los q ya hoy no están y exagero la realidad hasta invertarla.Me muero y quiero meterme en un cubo de basura."


Bien, esta situación es complicada. Ante una mentira la única solución es reconocer la verdad y pedir perdón, es complicado buscar otra solución. Igualmente, hay que revisar porque se ha creado el bulo, qué ha promovido ha hacerlo, a qué punto ha llegado y cómo recompensar a la persona afectada.

Jugar con la mentira y el engaño puede hacer mucho daño a terceras personas y estas son las consecuencias. Lo mejor es disculparse, dar la cara y tener paciencia para que la persona afectada sepa perdonar.

Además, quizás una mentira a la familia afecte más que a una persona menos cercana, pero el perdón seguro que también llega más rápido.


Un saludo

 
At 7:10 p. m., Blogger breederss said...

Vaya el caso expuesto es chungo el alcohol es tremendo , el otro dia hablando con un amigo sobre el alcohol me decia que lo malo es que decias cosas que creias pero que no se podian decir y que al dia sigiuente no recordaba la conversación y hasta que no veia la cara del otro no estaba tranquilo . El alcohol es un tema bueno para un post .

 
At 8:54 p. m., Blogger El Divan Digital said...

@ Breeerss


Tomo apunte y recopilaremos información para hacer un post relacionado con el alcohol para próximas publicaciones.

Un saludo

 
At 12:55 p. m., Anonymous Anónimo said...

Hola Diva, interesante tema el de la familia.Siempre he pensado que aunque la familia te viene dada, por imposición, tú puedes escoger tu propia familia, es decir, quizás un amigo lo consideras más familia que un tio.
La familia a veces es como un guetto, no quieren extraños, intentan controlarlo todo, manipular, etc. Cuando es tu familia te puedes desvincular más fácilmente pero cuando es la familia política, no es tan fácil, ya que hay otros factores que te hacen estar atado aunque no quieras y eso crea una angustia.Podría poner varios ejemplos, ya que como dice un dicho " cada familia es un mundo" pero normalmente siempre son las mismas cosas, las mismas coincidencias.

 
At 3:11 p. m., Blogger El Divan Digital said...

@ usuario anónimo

Es cierto, hay personas fuera del nuclio familiar que pueden considerarse "familia" ya que son seres queridos y existe una relación muy estrecha.

Quiero resaltar una frase que has dicho: "cada familia es un mundo". Cierto, cada familia es distinta porque sus miembros son distintos, cada uno tiene una experiencia y se interrelaciona de una manera determinada.
Es por ello, que cuando pasamos a convivir con una pareja, debemos pasar por un proceso de adaptación ya que cada uno de los componentes procede de un entorno distinto y trae a sus espaldas una experiencia distinta.

Respecto al tema de desvincularse o no de la familia, es un tema complicado. Es cierto que a veces, en algunas familias, es el compromiso el que las mantiene unidas.


Gracias por tu aportación usuario anónimo, esperamos verte de nuevo por el Diván. Un saludo

 
At 10:04 p. m., Anonymous Anónimo said...

muchas gracias

 
At 12:43 a. m., Anonymous Anónimo said...

Yo tengo un problema que quiza parezca tonto para otros pero a mi me causa mucha angustia. Tengo 20 años y estudio en Monterrey, que esta a 2 horas y media de Reynosa, mi ciudad natal, y tengo una relación de 2 años con mi novio, que estudia en Reynosa, es decir nos vemos cada fin de semana, un fin de semana yo voy a Reynosa y el otro el viene a Monterrey. El problema es que a mis padres no les parece mi relación con el porque va en un grado escolar mas abajo que yo y se tratan de meter mucho en mi vida en ese asunto. Siempre he sido obediente pero no me parece justo todo lo que hacen para que no pueda verlo. Han llegado a tal grado de querer prohibir que el venga a visitarme a Monterrey. Son muchas reglas las que ponen y creo que no respetan mi espacio personal, ya que el terminar una relación creo que debe ser decisión mía y es por esto que quiero hablar con ellos sobre esto pero no se como hacerlo. Me da miedo que lo tomen mal y me prohiban definitivamente verlo. Me gustaría que me pudieran decir como hablar con ellos o si esto es lo mejor que puedo hacer. Espero me pueda responder. Gracias!

 
At 10:29 a. m., Blogger El Divan Digital said...

@ usuario anónimo:

Bienvenido al Diván y gracias por compartir tu caso con nosotros.

La relación con tu pareja es muy importante pero también lo es la relación con tu familia, así que hay que cuidar y conservar las dos, y para ello es necesario el diálogo.

Tus padres, responden con esta sobreprotección por miedo y en definitiva, seguro que intentan buscar "lo mejor para ti". Quizás tu podrías hablar con ellos y responderles que es lo mejor para ti en estos momentos, cual es tu felicidad.
Tu felicidad es poder estar con tu pareja y vivir a gusto con tus padres, dejar de angustiarte por sus prohibiciones y poder explicarles tranquilamente todo sobre tu relación.

Para tus padres, su tranquilidad es poder limitarte aquello que temen, pero esto a ti no te hace feliz.

Es importante que hableis para llegar a un acuerdo. Tu puedes aceptar parte de sus limitaciones y comentar otros aspectos que te gustaría cambiar. Tus padres y tu podeis exponer vuestros miedos, pregúntales qué les preocupa y explícales cómo padeces tu ante esta situación.

El diálogo es un intercambio de opiniones y su objetivo es llegar a "PACTAR" una solución que beneficie a las dos partes.

Acepta el papel que tienen ellos de padres e intenta que ellos acepten tu rol de joven de 20 años.

Además, sería bueno que buscaras en ellos una figura confidente, una persona a quien poder explicar tus reflexiones, decisiones, dudas, etc. en la medida de lo posible. ´


Esperamos verte por el Diván de nuevo para cualquier otra consulta o respuesta.

Un saludo

 
At 8:57 p. m., Anonymous Anónimo said...

Yo querría saber cómo desvincularme legalmente de mi hermano, que lleva torturando a toda la familia toda la vida. Algo así como dejar de ser legalmente su hermano.

 
At 9:46 p. m., Blogger El Divan Digital said...

@ ANÓNIMO

LO SENTIMOS, PERO NO PODEMOS ASESORARTE SOBRE ESTE TEMA, NO ESTÁ DENTRO DE NUESTRAS COMPETENCIAS.

TE ENVIAMOS NUESTRO MÁS CORDIAL SALUDO

 

Publicar un comentario

<< Home